El aprendizaje de un idioma implica desarrollar capacidades gramaticales, de uso del propio idioma y de comunicación. Entre estas últimas destaca sobremanera la habilidad de escuchar a los demás, saber qué están diciendo, qué tono usan, cuál es su estilo y llevar todo esto a nuestro terreno, utilizar la información para ganar en soltura.

Existen muchas fórmulas para aprender inglés escuchando, para mejorar la capacidad auditiva. Te enseñamos algunas de ellas.

Radios y podcasts

Los podcasts son programas de radio que se emiten a través de internet y que pueden ser escuchados en cualquier momento. Son una nueva forma de hacer radio que por supuesto es compatible con la vía tradicional.

En internet podemos acudir a numerosas emisoras de radio que ofrecen contenidos en inglés y a podcasts centrados en el aprendizaje del idioma o que, simplemente, hacen como las radios, que ofrecen contenidos originales en este idioma.

A través de esta vía ganarás en vocabulario, pero también en estructuras gramaticales, en pronunciación y además aprenderás sobre diferentes cuestiones. Si te gusta el ciclismo, pues escucha programas sobre ciclismo, si lo que te gusta es el marketing digital, pues haz lo propio con esta temática.

YouTube

YouTube es otra herramienta increíble para aprender inglés escuchando. La cantidad de canales que hay en esta plataforma te da posibilidad de visualizar contenido de todo tipo. La ventaja añadida frente a los podcasts es que puedes ver a la persona que habla y mirar cómo mueve su boca.

Otra opción es escuchar música y vídeos que incluyan las letras de las canciones, para detectar mejor el vocabulario. Con YouTube, donde además hay numerosos tutoriales y canales didácticos en inglés.

Series y películas

La última propuesta es también muy conocida, ver tus series y películas preferidas en las plataformas de contenidos en streaming. Netflix, HBO o Disney+ tienen un catálogo amplísimo donde puedes seleccionar las mejores producciones del momento o acudir a series y películas que ya son clásicos.

Algunas de ellas, como Friends, que posiblemente conozcas o hayas visto en español, te resultará más cómoda, porque puedes aprender inglés escuchando sin miedo a perderte detalles de la trama.